Un 15% de toda la energía generada en nuestro país se pierde por construcciones mal aisladas térmicamente.

Con una correcta Aislación Térmica podríamos ahorrar más del 60% de  esa energía

La mayor parte de la energía que se consume en las viviendas y edificios se dedica al uso en calefacción y en refrigeración. De hecho, se estima que, ambas partidas suman el 65% del gasto energético total, mientras que el 35% restante se invierte en el uso aparatos eléctricos e iluminación. En cualquier caso, la cantidad de energía que se gasta en calefacción y en refrigeración varía mucho según la ubicación geográfica, el régimen de uso que hagamos de ella, la calidad constructiva y su nivel de aislamiento, entre otros factores condicionan nuestro gasto energético. La inversión en una correcta y eficaz aislación térmica no supera el 1% de la inversión de la vivienda o la industria, recuperando los costos en poco tiempo a través de un importante ahorro energético en sistemas de calefacción y refrigeración, generando así una importante ganancia en los siguientes años de uso.

Una eficaz Aislación Térmica produce un significativo  ahorro en energía.

Además protege los materiales de la construcción y otorga un mejor confort y calidad de vida a sus habitantes.